¿Cómo lograr ingresos extra en tu negocio de productos handmade?

 
Crear un negocio centrado en vender los productos que nosotros mismos diseñamos y fabricamos es algo muy ilusionante y gratificante. Sin embargo tiene un gran inconveniente: que llega un momento en que los ingresos dejan de aumentar y se estancan.

Me explico. Crear un producto nos lleva un cierto tiempo y al día trabajamos de 6 a 8 horas, por lo que las obras que podemos crear en un día son limitadas. Esto provoca que nuestros ingresos también sean limitados, ya que dependen del número de piezas que podamos fabricar.

Por este motivo es interesante buscar otras fuentes de ingresos complementarias que no requieran que invirtamos demasiado tiempo en ellas.

En este post te quiero proponer 3 ideas que pueden ayudarte a generar mas ingresos complementando lo que ya haces muy bien:

  • Vender cursos.
  • Vender herramientas y materiales.
  • Vender productos de otros artesanos.

Veamos cada una de ellas.

 

Ingresos extra para negocios handmade - AMC Webmarketing


 
 

1. Vender cursos

La formación es una buena fuente extra de ingresos cuando te dedicas a vender los productos que tú mismo fabricas.
 

Ya que eres un experto en lo que haces, ¿por qué no obtener dinero enseñándoselo a otros?

 
Además una ventaja de los cursos es que puedes aumentar tus ingresos gracias a la venta de los materiales y herramientas que necesitan los alumnos.

Los cursos pueden ser:

  • presenciales: realizados en tu propio taller o en otros centros como asociaciones o tiendas.
  • virtuales: internet te permite llegar a un mayor número de alumnos y además puedes automatizar gran parte del proceso. A largo plazo los cursos online requieren invertir menos tiempo que los presenciales.

Los cursos presenciales te permiten un contacto más cercano con los alumnos, pero también requieren más tiempo, ya que tienes que estar con los alumnos y preparar el taller antes y después de cada clase. Si además el curso no lo realizas en tu tienda o taller, tendrás que contabilizar el tiempo invertido en viajes y el transporte de los materiales para realizar el curso. Así como el coste del local.

Sin embargo con los cursos virtuales el mayor esfuerzo se realiza al principio, cuando creas los materiales docentes. En esta modalidad el alumno realiza cada clase él solo, a no ser que ofrezcas tutorías personalizadas o grupales, por lo que no necesita que estés con él.

Además los cursos online te permiten automatizar el proceso de inscripción y compra del curso, con lo que puedes vender tus cursos los 365 días del año las 24 horas del día sin estar tú pendiente.

Si el curso va a ser online tendrás que grabar vídeos y otros materiales visuales para que los alumnos puedan aprender fácilmente. Además deberás enviar a tus alumnos las herramientas y materiales que necesitan para llevar a cabo el curso.
 

Veamos un ejemplo practico…

 
Imagínate que tú diseñas, fabricas y vendes carteras de cuero. Puedes dar un taller para que tus alumnos hagan su propia cartera de cuero.

Si el curso fuese presencial el coste incluiría el precio por tu tiempo y por los materiales que necesitan los alumnos (cuero, herramientas, etc.). Además si lo haces fuera de tu taller también tendrías que incluir el precio por el local y el coste de los viajes.

Si el curso fuese online el precio incluiría la creación de videotutoriales y otros materiales que les enseñen cómo hacerlo, el coste por tu tiempo y el coste de los materiales y herramientas que les mandarías a casa para que pudiesen llevarlo a cabo.
 
 

2. Vender herramientas y materiales

 
Muchas veces en nuestra tienda solo vendemos los productos que nosotros fabricamos, sin darnos cuenta que hay otros productos relacionados que conocemos muy bien y que podemos vender fácilmente: los materiales y herramientas con los que creamos nuestras artesanias.
 

¿Por qué no facilitar que la gente nos compre los materiales y herramientas a nosotros?

 

Los conocemos muy bien y podemos asesorar muy bien al cliente sobre lo que necesita y lo que mejor se adecua a sus necesidades.

Si ofreces habitualmente talleres presenciales no te olvides de comunicar a tus alumnos dónde pueden encontrarte y cómo contactar contigo. Además dales la opción de que puedan comprar en tu tienda los materiales y herramientas que necesitan para hacer lo que les enseñas. De esta manera os beneficiáis ambos y además fidelizas clientes ya que mantienes el contacto con los alumnos.
 

Veamos un ejemplo práctico…

 
Imagina que impartes el taller “Crea tus propios jabones” en una asociación de tu municipio. Aparte de dar a tus alumnos el material con las indicaciones sobre el proceso, los ingredientes y las cantidades a utilizar, dales la opción de comprar kits con todo lo que necesitan para que puedan seguir haciéndolos en casa una vez terminado el curso.

Y ademas vende esos kits (instrucciones, ingredientes y herramientas) en tu tienda junto a los jabones hechos por ti. Seguro que más de una persona al ver lo bien que quedan los jabones se animan a comprar el kit para intentarlo o como regalo para otra persona.
 
 

3. Vender productos hechos a mano de otras personas

 
Como decía al principio nuestro tiempo es limitado y al día podemos crear un numero limitado de productos. Por eso una buena forma de aumentar los ingresos, sin invertir nuestro tiempo en crear productos, es vender en nuestra tienda los artículos de otros artesanos.

Normalmente somos reticentes a vender los productos de otros artesanos por miedo a que nos quiten clientes, pero esto no tiene por que ser así. Podemos vender productos distintos a los nuestros, pero que de algún modo los complementen o que estén relacionados.
 

Veamos un ejemplo práctico…

 
Imagínate que creas y vendes juguetes infantiles. En tu tienda también puedes incluir más productos para niños, como ropa cosida a mano o incluso otros tipo de juguetes y juegos distintos a los que tú realizas.
 
De esta manera, tu tienda tiene más diversidad de productos, pero todos están relacionados y siguen una linea coherente con tu negocio. Además así realizas colaboraciones con otros artesanos, algo que es muy beneficioso para todos.

 
 
 
 
Espero que te este post te haya resultado útil y que te inspire. Puedes dejarme tu opinión en los comentarios.
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *